Actualmente, con las tarifas de la luz por las nubes, son muchas las familias, empresas y comunidades de vecinos que se plantean si merece la pena bajar la potencia contratada. Muchos no lo hacen “por si acaso”, una mala decisión que supone estar pagando de más sólo por si en algún momento puntual (hipotético) se les presenta la necesidad de utilizar dicha potencia contratada. Y otros que ya son más conscientes de que pueden hacerlo, no se animan porque piensan que es muy complicado. Error.

En momentos en los que es necesario ahorrar en la factura de la luz, plantearse el bajar la potencia eléctrica es una buena alternativa para los que tienen más potencia de la que realmente necesitan. Pero ¿cómo vas a saber si la potencia que tienes es suficiente, escasa o sobra?

Te contamos un pequeño y simple truco para conocer la potencia que necesitas y así no tener que andar con la calculadora: la mejor forma de conocer la potencia que necesitas es simplemente probar a encender los aparatos eléctricos que sueles utilizar (o con mayor potencia) juntos hasta que salte el automático. Si no los utilizas casi nunca juntos, es posible que puedas contratar menos potencia, aunque eso es algo que deberías analizar bien en caso de decidirte.

Si en algún momento has tenido una potencia contratada inferior pero has tenido que subirla, probablemente volver a bajarla no sea buena idea, a menos que hayas cambiado tus hábitos de consumo. Aún así, podemos analizarlo.

¿Merece la pena bajar la potencia contratada?

La respuesta es Si. Estudiando las necesidades familiares o de toda tu comunidad de vecinos, empresa, etc, enseguida descubriremos que seguramente contratar menos potencia será suficiente para el consumo actual, es entonces cuando tras estudiar cada caso te recomendaremos bajar la potencia contratada. De esta forma, empezarás a ahorrar considerablemente en la factura de la electricidad sin hacer absolutamente nada más que bajar dicha potencia. Y es que actualmente la potencia contratada es uno de los factores más relevantes que se tiene en cuenta dentro del recibo de la luz.

bajar potenciaCon la nueva reforma del sector eléctrico, se aumenta la parte fija de la factura, aquello que no depende de los usuarios (el consumo), por lo que por muchas medidas de ahorro que se tomen, debemos considerar que si la potencia contratada es superior a la necesaria, nuestra factura será mucho más elevada. Además, a través de nuestra asesoría, bajar la potencia contratada es mucho más sencillo de lo que puedes llegar a imaginar. Nosotros nos ocupamos de todo.

En algunos hogares merece la pena hacerlo siempre que sea posible para aprovecharse de las nuevas tarifas de la luz, otras tarifas no posibles con dicha potencia o para aprovechar los abonos sociales existentes. Si en un hogar esto es interesante, mucho más lo puede ser en comunidades de vecinos y administradores de fincas.

En muchas ocasiones, los nuevos edificios (y los no tan nuevos) cuentan con una potencia contratada superior a la que realmente se necesita. Por ello, en esos casos es interesante estudiar si se puede bajar la potencia. Antiguamente esta potencia contratada no estaba tan penalizada y los propietarios, o los mismos ingenieros subían la potencia “por si acaso”, pero esto no quiere decir que la necesitemos realmente.

¿Qué pasa si necesito más potencia?

Evidentemente, si necesitas más potencia en tu hogar, no es recomendable bajar la potencia contratada porque esto supondría que no podrías utilizar los aparatos que necesitas a la vez o tendrías cortes eléctricos por este hecho, lo que te limitaría a la hora de conectarte a la red y satisfacer las necesidades de los aparatos que tengas enchufados.

Para llegar a la decisión final, tanto de subida como de bajada de potencia, es recomendable consultar y tomar la decisión junto a expertos con años de experiencia en el sector, ya que bajando la potencia en, por ejemplo, el parking de tu comunidad de vecinos puedes llegar a ahorrar hasta un mínimo de 1600 euros al año (según la superficie y el tipo de potencia contratada).

En edificios, locales y comunidades de vecinos puede colocarse un máximetro el cual mide el consumo y si se supera la potencia contratada se abona el exceso, pero el suministro de luz no se corta. Si esto sucede en casos puntuales no pasa nada, pero si fuera frecuente se puede acabar pagando mucho más de lo que uno acaba ahorrando. En estos casos, es recomendable saber si necesitas la potencia contratada (o más) para casos muy puntuales y poco frecuentes, o si realmente se requiere con más frecuencia. Nosotros podemos ayudarte.

Si estás planteándote bajar la potencia en tu comunidad de vecinos, podemos analizar muy bien tu consumo a través de las facturas recibidas hasta ahora (en un primer momento), y si vemos que es posible ahorrar, no lo dudes, te enviaremos a nuestros expertos para que te ayuden a tomar la decisión final.

Be Sociable, Share!