Si quieres aumentar el valor de tu vivienda, y/o edificio, en lugar de dejar que día a día pierda su valor, puedes hacer muchas cosas. Da igual que seas el presidente de tu comunidad o un vecino cualquiera, tu vivienda puede aumentar su valor realizando una serie de cosas.

Por ejemplo, la rehabilitación de un edificio puede llegar a incrementar su valor en un 25%. Al cambiar calderas, aislamientos, instalación eléctrica o bajar la potencia contratada (si crees que es necesario) se aumenta el valor y la calidad de vida de los que viven allí, pero también se aumentan las posibilidades de venta en el mercado en caso de ser necesario. La instalación domótica y mejora energética son temas muy a tener en cuenta en este caso, aunque por ejemplo solo en el caso de bajar la potencia eléctrica por tener contratada por defecto una superior a la que se necesita ya supone un gran ahorro inmediato que puede convertirse en argumento de venta. Cumpliendo con las mejoras que corresponden a la vivienda u edificio, no solo se conseguirá estar en un hogar con todas las garantías que necesitas sino que éste incrementará inmediatamente su valor. Y es que todo lo que es bueno para el edificio y para la vivienda es bueno también para la venta.

El certificado de eficiencia energética, como no podía ser menos, es otra buena forma de aumentar el valor de la vivienda, sobre todo ahora que se exige como requisito obligatorio para la venta o alquiler. Este certificado valora cuánta energía se consume y cuánto CO2 se emite eligiendo la categoría a la que corresponde el inmueble basándose en sus emisiones y consumo energético. Superando correctamente este certificado, si hay que hacer obras o reformas merece la pena, se asegura el ahorro de energía cada mes, y si a esto se le suma el estudio de una bajada de potencia el ahorro puede ser considerable. Esto último se debe consultar con la comunidad, ya que es algo en lo que todos deben estar de acuerdo y que, en definitiva, favorece a todos.

instalacion eléctrica luzExisten detalles que pueden incrementar el valor considerablemente, aunque algunos deben ser convenidos con los vecinos, seguramente ya se hayan implementado al intentar mejorar algunos aspectos de la vivienda: Uno de ellos es el contar con un ascensor, muy importante cuando lo que se quiere es vender un piso alto (in aspecto a tener en cuenta también en el momento de comprar). También son destacables las ventanas de climalit o con calidad térmica al 100% (o doble ventana). Tener un sistema domótico, detectores de presencia, etc. ayudan considerablemente, así como el tener bombillas y electrodomésticos de bajo consumo.

La superficie, o lo que mida la vivienda, también suele ser muy importante. Pero más lo es la distribución. Una vivienda, por muy grande que sea, si está mal repartida pierde valor. Por ello, es muy importante preocuparse por la distribución de la vivienda así como la organización dentro de ella de todos los elementos. Además, cuenta mucho mantenerla en buen estado. Antes de enseñar a alguien la vivienda hay que ordenarla y limpiarla a fondo porque la presencia es clave, y no debemos olvidar mencionar todos aquellos aspectos que creamos clave.

También, si lo que se tiene es intención de venderla, se puede mejorar comprando elementos como muebles nuevos, etc. Se pueden comprar cosas baratas con buena apariencia haciendo que el piso incremente su valor mucho más de lo invertido (el aspecto es fundamental). Todo lo que parezca nuevo, o mejor, aunque cueste poco, aumenta considerablemente el valor de la vivienda. Si se tienen habilidades para hacer pequeñas obras o reformas, sin tener que pagar a un profesional, se pueden mejorar muchas cosas que ayuden a incrementar el valor de la vivienda mucho más de lo invertido. Así que aprovecha tus habilidades para mejorar tu hogar como puedas y aumenta su valor. Si no sabes de reformas puedes distribuir bien el espacio o crear una decoración atractiva, entre muchas otras cosas.

¿A qué debes prestar atención? Al suelo, al baño, a la iluminación (leds), al mantenimiento, a la puerta de entrada o fachada, etc. Además, conviene que consultes con uno o varios amigos acerca de lo que podrías mejorar de tu vivienda y tener en cuenta estos consejos porque pueden ser buenos.

Aunque, por supuesto, para que una vivienda valga más, en caso de querer venderla y no solo incrementar el valor porque sí, es necesario encontrar el momento oportuno de la venta porque la oferta que se consiga no solo depende del edificio, la vivienda y todo lo demás sino en la época por la que esté pasando el mercado inmobiliario.

Be Sociable, Share!